La desconexión social y los problemas que genera la adicción al celular

0
9

10/06/2017 16:18:00
Además de patologías físicas, también se manifiesta en ansiedad, hipervigilancia y conductas obsesivas.

Andar por la calle y ver a alguien que no esté con un teléfono en la mano es casi un desafío. Es que en Chile son 7,9 millones los usuarios de smartphones, el número uno en Latinoamérica. Con todos los beneficios que tiene la tecnología, también hay que estar conscientes de que esa hiperconectividad puede aislar socialmente a las personas y generar incluso problemas físicos y mentales. La nomofobia, la tecnoadicción, llegó para quedarse y hay que estar atentos a los síntomas. "¿Te sientes angustiado últimamente, te sudan las manos, te falta la respiración, pierdes la noción del tiempo y sientes una sensación de vacío cada vez que no estás tocando tu celular o crees haberlo perdido?", entonces podrías estar abusando del celular. Según el psicólogo Alfonso Cox, algunas de las enfermedades producto de esta “tecnoadicción” son: -Síndrome del Túnel Carpiano: "La padecen los adictos al chat cuando se entumece o debilita el nervio que va desde el antebrazo hasta la mano por presión excesiva". -Daños en la audición: por volumen excesivo con audífonos. Problemas mentales: depresión, aislamiento social, ansiedad, pérdida del placer de las actividades diarias. Sobrepeso y obesidad: por el sedentarismo. Enfermedades oculares: por el exceso frente a la pantalla. “Debido a la cotidianeidad con la que interactuamos con distintos aparatos tecnológicos, hemos provocado que la nomofobia se convierta en una epidemia silenciosa que acecha provocando síntomas tales como, sentir que tu celular suena o vibra sin que esto esté sucediendo en realidad. Las consecuencias de esta dependencia en la salud de las personas son fundamentalmente ansiedad, hipervigilancia y conductas obsesivas -como revisar constantemente la actualización de información en las redes sociales-; saturación y estrés por hiperinformación”, explica el psicólogo Alfonso Cox. La conexión real cara a cara entre las personas es un comportamiento trascendental, de hecho, está demostrado que las interacciones entre los miembros de una sociedad estimulan una mejor salud mental “al compartir con otros nuestras preocupaciones y dolores, así como la alegría y satisfacción por los logros de la vida cotidiana”, profundiza Cox. “La vivencia de compartir con otros en forma directa es irremplazable; sólo de esta forma conocemos en profundidad a los demás, conocemos las sutilezas de la expresión de sus ideas y emociones”, concluye el especialista. El equilibrio justo entre las conexiones reales y las redes sociales El tener acceso a Facebook, Instagram o WhatsApp ya es intergeneracional y transversal en nuestra sociedad, especialmente para los nativos digitales quienes ven un hecho cotidiano el estar permanentemente conectados. “La pregunta que debemos hacernos es cómo esta realidad ha cambiado la forma en la que nos relacionamos, con cifras como que cada día se mandan 42 mil millones de mensajes de Whatsapp en el mundo. La hiperconexión nos roba tiempo y acelera nuestro ritmo para tomar decisiones porque existe una presión social por responder inmediatamente a todo. Por otro lado, hemos perdido privacidad al dejar entrar en nuestras casas y habitaciones a todo el mundo a través de aplicaciones donde se comparte todo lo que uno hace en cada momento, incluyendo fotos o vídeos de nuestro entorno más personal. Hemos ido perdiendo el pudor y los límites entre lo público y lo privado”, explica el psicólogo Alfonso Cox. Un estudio realizado por Universidad de Hong Kong denominado 'Cyberpshycology, Behavior, and Social Networking', reveló que 6 por ciento de la población mundial (6 de cada 100 personas) tiene dependencia enfermiza a los terminales e Internet, a cualquier hora y en cualquier momento de su día y que la cantidad de adictos triplicaría la población de Rusia. De hecho, Chile es el país latinoamericano líder en el uso de smarthphones con 7,9 millones de usuarios de acuerdo al estudio realizado por eMarketer y que proyecta que en el 2018 se llegaría a los 9,3 millones de usuarios, lo que representa que el 52,0 % de la población va a tener y usar un celular inteligente al menos una vez al mes. Algunos consejos para mantener un equilibrio entre las conexiones reales y las redes sociales son, por ejemplo, “revisar los email sólo 2 o 3 veces al día, a horas fijas; cuando sea posible, llamar por teléfono en vez de enviar un mensaje escrito; desconectarse a una hora definida para disfrutar de las relaciones familiares (función No Molestar); los fines de semana no andar con el celular permanentemente sino que dejarlo en un lugar fijo de la casa para evitar revisarlo todo el tiempo”, concluye Cox.

Articulo original